jueves, 20 de abril de 2017

BAÑOS EN GOLD-FILLED: Brillo y calidad para tus herrajes


Somos fanáticas de la bisutería y nos encantan los collares con dijes grandes, las pulseras con pequeños herrajes llenos de estilo y las cadenas de diferentes formas y tamaños. Todos estos productos pasan por un proceso de baño en oro gold-filled que hacen que su calidad y durabilidad sean superiores.


Es común que en el momento en que vamos a comprar un accesorio terminado o los insumos para hacerlo, el asesor comercial nos comente que el producto es en oro gold-filled. Este es el primer error en el que caemos y que crea confusión. Los herrajes y cadenas están fabricados en materiales como bronce, latón o zamack, es decir que están en crudo, y son bañados en oro gold-filled posteriormente para aportarles brillo y calidad.

Este proceso consiste en depositar una capa delgada de oro sobre la superficie de otro metal, mediante un baño electrónico (baño por conducción de energía), seguido de la aplicación de una laca cataforética que impide el contacto del metal con la humedad y el oxígeno, evitando así que se deteriore rápidamente.
El gold-filled se construye en dos o tres capas y legalmente debe contener entre un 5% o 1/20 de oro por peso. Este 5% se describe en los quilates de la aleación de oro. La mayoría del gold-filled es 12 K o 14 K. 


Los baños de los insumos que encuentras en Variedades y Fantasías Carol, se realizan en el territorio nacional y cuentan con una alta calidad para que tus accesorios luzcan su mejor brillo.


Atrévete a trabajar con estos productos bañados y elige el color que más te guste entre el dorado, plateado y champagna.


miércoles, 12 de abril de 2017

5 MOMENTOS QUE TODO EMPRENDEDOR HA VIVIDO


     1.Te das cuenta que no quieres trabajar para nadie
Llega un momento en tu vida en el que sientes que has llegado al tope y que definitivamente no quieres tener un jefe encima de ti presionándote por tu trabajo. No quieres seguir con la misma rutina de siempre ni hacer las mismas funciones día a día. Es en ese instante en el que dices “Voy a montar mi propio negocio y a hacer lo que yo quiera”. 

2.Te conviertes en tu propio jefe, tu propia secretaria, tu propio empleado…
Seguramente creíste que al emprender con tu negocio ibas a tener mucho más tiempo libre y te ibas a descargar en cuanto a funciones, pero no es así. Emprender implica que debes dedicarte 100% a esa idea incipiente que tienes y trabajar por ella para verla materializada. El inicio es la parte más difícil, pero una vez que alcanzas el punto de equilibrio económico, ya tu negocio tomará inercia y seguirá produciendo ganancias sin que estés presente a diario.



3.El cliente te dice “cóbrame barato que yo te encargo más”
Todos nos hemos encontrado con este tipo de personas que dicen hacernos un favor al “ayudarnos” comprando en nuestro negocio. No te creas estas palabras ni permitas que te suceda. Nadie te está ayudando. Tú brindas un producto o servicio que alguien desea y que debe adquirir por el precio un precio justo. Es diferente cuando alguien quiere comprar al por mayor, ahí ya puedes entrar a evaluar el precio que le vas a ofrecer de acuerdo a la cantidad de mercancía, pero najo ninguna circunstancia debes dar descuentos in un compromiso formal de ambas partes de continuar con la compra venta.

4.Cuando el contador te muestra tus ingresos y tus gastos
Los meses antes de la apertura de tu negocio, e incluso muchos después de iniciar, vas a ver que tus gastos son más grandes que los ingresos que estás teniendo. Esto es absolutamente normal, ya que primero tienes que darte a conocer y empezar a crear una comunidad fiel que retorne a tu negocio y que lo recomienden para lograr una audiencia aún mayor. No te preocupes, pronto empezarás a ver que los números suben y que tus ingresos son más altos.



5.Quieres unas vacaciones remuneradas
Ahora sí que extrañas ser empleado. Tus vacaciones ya no son remuneradas. Es más, no sabes cuándo tomarte unos días de descanso. Ahora que eres emprendedor, las cosas son muy diferentes. Tu salario muy seguramente variará de acuerdo a cómo prospere tu negocio y se irá incrementando poco a poco, por lo que no todos los meses puedes asegurar los mismos ingresos. Pero tranquilo, llegará el momento en que tu negocio alcanzará el éxito que te trazaste y podrás irte a tus soñadas vacaciones.




Emprender es un proceso un poco difícil en cuanto tienes que romper con muchos paradigmas que impone la sociedad y tener mucha perseverancia, paciencia y esfuerzo para que tu negocio crezca y se consolide.


Dedícale tiempo, energía y pasión y verás cómo se empieza a materializar esa idea con la que sueñas a diario.